CULTIVO URBANO: El crecimiento (Capítulo 3)

La etapa de crecimiento es una de las fases más importantes en el cultivo de interior del cannabis. En esta etapa se intentará conseguir que las plantas consigan una estructura fuerte y articulada en cuanto a laterales, además de seguir estimulando el aparado radicular hasta llegar a una homogeneidad general entres los ejemplares antes de iniciar la floración. De aquí, se articula el análisis de estado de las plantas en base al cultivo que vamos a realizar, donde tendremos que decidir cuáles pondremos en nuestro metro para que crezcan en menos de dos días y viceversa, si decidimos por ejemplo plantar solo nueve plantas por metro el crecimiento se alarga sensiblemente hasta tocar el mes (si empezamos por semillas).

El periodo de crecimiento del Cannabis Sativa L. es para casi todas las plantas por naturaleza, la primavera, que como característica tiene los días más largos del año.

Por lo que respecta a nuestro cultivo urbano, en nuestros pisos intentaremos simular las características de la temporada primaveral estableciendo el timer de nuestra habitación o GrowBox a 18 horas de luz y 6 horas sin luz, hasta que se tenga condición de luz para las plantas. Así, tendremos la planta en crecimiento continuado, sin empezar aún con la floración.

Es  necesario saber que en primavera los días llegan a las 20 horas de luz solar y que, por esta misma razón, nosotros podemos establecer el timer a 20 horas también, aunque esta técnica no se utiliza frecuentemente a no ser que se quiera dar más luz a las madres para aumentar la productividad de sus esquejes (esta técnica no se aconseja, aunque puedes evitar el estrés aplicando el estado de 18-6h, que es el combinado más concentrado).

Haciendo referencia a la humedad, la más recomendada en esta fase es del 60%, ya que con la alta concentración de humedad las plantas se estimulan más vigorosamente en cuanto  a la absorción activa de las hojas.

El  principio es el mismo que cuando hacemos esquejes: los ejemplares cortados se quedan al 90% de humedad y a una temperatura máxima de 28 grados y siguen viviendo porque la absorción de alimentos sigue también en este caso. Las hojas que absorben la humedad, concretamente las madres, solo optimizan el sistema de alimentación. Por eso mismo, la temperatura la mantendremos lo más cerca posible de los 26 grados. Si conseguimos estos tres parámetros, será como estar en los valles de la India en buena temporada.

Si el microclima que hemos mantenido durante este tiempo ha sido el adecuado, favorecerá a la aparición de una de las características más importantes y bonitas del cannabis: la genética. La posibilidad de mantener y conservarla en fase vegetativa es el hecho que hace en que Holanda existan plantas madre de más de 10 años.

Nuestras plantas seguirán creciendo hasta llegar los 10 – 30 cm de tamaño antes de ponerse en crecimiento. Este tamaño nos permitirá poder manipular las plantas a nuestro placer en la fase de floración, controlando el estirón de las primeras dos semanas con eventuales podaduras. Es aconsejable que las plantas consigan al menos tres internodos en los laterales, ya estipulado en cultivos con 25 plantas o más por metro.

Cabe mencionar también en este capítulo los cambios hormonales que podemos aplicar de manera voluntaria a las plantas con el objetivo de modificar el crecimiento de estas.

Hay que especificar que existen dos tipos de cambios hormonales  que frecuentemente se aplican en el cultivo y en el cuidado del cannabis: el cambio hormonal dirigido por arriba y el cambio hormonal dirigido hacia los laterales.

El primero, lo podemos aplicar cortando las primeras ramas en la parte más baja de las plantas, que supone un corte importante que provocará que las hormonas de las plantas se concentren en las parte más alta de la planta, induciéndola a estirarse y a subir de altura. Este tipo de cambio es muy útil si queremos aumentar la altura a plantas muy bajas y compactas. Después de cortar las puntas de las plantas empezarán a estirarse un poco junto a los laterales superiores. Así, al cortar el brote principal de la planta estamos provocando que las hormonas se acumulen en mayor medida en la punta de las otras ramas de la planta, logrando por un lado controlar la altura total de la misma, y que el ejemplar crezca más a lo ancho por otro.

El segundo cambio hormonal se aplica cortando la otra extremidad de la planta. Si antes hemos cortado los laterales más bajos, ahora tendremos que cortar la parte más alta. El primer brote es donde nacen las nuevas dos hojitas.  Este corte, en cambio, nos permitirá que los laterales más bajos lleguen a la altura de la cabeza recién cortada o que por lo menos que plantas muy estiradas bloquen la  situación de estiramiento, dando más potencia de luz a las partes más bajas de las plantas que ahora recibirán la concentración de energía.

Este sistema de cambio se pueda aplicar también solo doblando las plantas para no comprometer la flor central y que también los laterales se estimulen sin dañar y sin intervenir sobre la planta de manera radical. Hay  que destacar que el podado tiene un efecto mayor que el doblado. Por lo tanto, al doblar una rama de la planta no se desviará de manera tan drástica a las hormonas de crecimientoa otros puntos de nuestra planta.

Nutrición y nutrimentos

Por lo que hace referencia a la nutrición de las plantas, la línea nutritiva  más utilizada y aconsejada por cultivadores es Piranha. Esta marca se utiliza principalmente para seguir en la fase de crecimiento. Este producto tiene el objetivo de acostumbrar a nuestros esquejes o nuestras semillas a tener minerales para su crecimiento, acostumbrándola a niveles de E.C. altísimos de manera para que así podamos iniciar la fase de floración. Esto nos dará la ventaja de poder olvidarnos de la nutrición de nuestro jardín hasta el momento de acabar la floración y pasar a la limpieza con dos o tres semanas antes, cuando nuestras plantas estarán bien gordas.

Hemos de aclarar que no estamos aconsejando quemar las plantas a golpe de aguas abonadas, sino que estamos incidiendo en tener un calendario de abono que baje desde los 0,6µ de eletroconductibilidad hasta el 1 o 1,20µ  si a final del periodo de floración nuestras plantas están entrenadas a estas cantidades.

En la floración tendremos  resultados mucho más grandes y plantas mucho más reactivas, llegando mucho antes a las cantidades y a los resultados previstos. Esto nos dará la posibilidad de tener más tiempo y cuidados en la fase apunto de la limpieza de las raíces. Se puede ir aumentando por puntos decimales cada 5, 6 o 7 días, dependiendo de la reacción de las plantas. Si el crecimiento lo hacemos bajo bombillas, en el sodio, la reacción de las plantas será aun más rápida.

A parte de las rutinarias líneas de nutrientes que iremos utilizando en la fase de crecimiento, se aconsejan los complejos o mono botellas o doble componente de N-P-K (Nitrogeno-Phosforo-Potasio), trichodermha y micorriza que, como hemos nombrado antes, son dos componentes fundamentales que junto a un buen producto de estimulación y  con unos complejos vitamínicos, enzimático  y microelementos, nos dan la combinación perfecta para dar a nuestras planta una fase de crecimiento lo más sana posible. No hemos de olvidar en caso de cultivo en tierra, la preparación del dicho substrato con la mezclas de humus de lombriz, guano de murciélago y las siempre presentes trichodermha y micorriza, que nos permiten substituir una buena parte de productos o, por lo menos, reducir las dosis y dar más continuidad a nuestros productos.

Es importante preparar diariamente, o como mucho cada dos días, la solución nutritiva, ya que si no se irá deteriorando a lo largo del tiempo si dejamos de utilizarla. Si queremos preparar grandes cantidades sin preocuparnos del tiempo, podemos instalar una bomba y un oxigenador y permitiremos así que el agua no se pare nunca y los minerales siempre estén mezclados homogéneamente en la solución, variando menos el pH. El pH es un valor que hay que controlar día tras día porque no es estable aunque haya sobrado agua del riego, y en el caso que se descalibre hay que volver a llevarlo a los niveles deseados.

Clonación

La clonación es una técnica que se utiliza esencialmente para poder obtener un número indefinido de plantas consideradas madre a lo largo de su fase vegetativa. Esta técnica nos da dos ventajas considerables: la primera es la producción de una calidad de flores igual al final de producción, ya que así todas las plantas florecerán el mismo día y  tendrán el mismo código genético, las mismas características de las madres originarias. La segunda, es que se puede acortar unas semanas la fase de crecimiento respecto al tiempo de crecimiento por semillas.

Para  realizar esquejes necesitamos un propagador o un clonebox donde regular el microclima con  las características típicas del crecimiento a 26 °C durante 18 horas de luz. La  humedad tendrá que subir hasta el 90%, de manera que esta pueda permitir la absorción de alimentos a través de las hojas, si queremos mantener  este clima durante un tiempo superior a 10 días.

Durante estos 10 días podremos observar como las raíces salen del substrato escogido, que normalmente es lana de roca o son jiffy de turba. En el caso de los tacos de lana de roca se dice que tienen un pH de más de 8 y un E.C de 0,0. Para poder solucionar esto tendremos que dejarlo, por lo menos, 24 horas en agua con micorriza, trichoderma y un compuesto radicular con un pH de 5,8. Esto nos garantizará que las plantas mantengan el % de alimentos cuando salgan las raíces.

Por otro lado, la turba ya tiene un mínimo de alimentos en los jiffy, que permite que las plantas no sufran carencias, aunque aconsejamos hidratarlos bien con un compuesto en el agua de pH 6,5 y microriza tricoderma y radicular.

Antes de iniciar nuestra sección de clonación necesitaremos tener todo el material listo:

  • Los jiffy /lana de roca hidratados
  • Un par de tijeras  desinfectadas con un 96% de alcohol
  • El ambiente climatizado (propagador/clonebox)
  • Un vaso con agua donde colocar los ejemplares para que no se deshidraten
  • Una hormona con radiación.

El corte sobre las plantas madres se hará siempre dependiendo de la estructura de las plantas, sobre todo si la planta trabajada es considerada de conserva por la genética. No se debe nunca quitar más del 30% de los esquejes de las plantas a la vez por no estresar demasiado la fase de vegetación de las plantas.

Tendremos que considerar la estructura futura de la planta cortando de manera que dejemos nuevos brotes listos para poder vegetar teniendo cuidado con los internudos que son las partes más genéticamente productivas y donde resulta más rápida la fase de radiación.  Cuando llegamos a este punto, seguimos cortando las plantitas y las vamos colocando en el vaso de agua donde, una vez cortadas varias cantidades,  procederemos a limpiarlas una por una de eventuales brotes demasiado desarrollados, cortando así el 30% de las hojas principales para evitar que se pudran con el contacto con el suelo en los días de incubación.  Una vez limpia, echaremos un poco de estimulador de raíz en la parte de la planta inferior, donde queremos que se desarrollen las raíces, y consecutivamente las podremos en el substrato.

Realizadas estas tareas, no hace falta reponer las plantas en el propagador. Hemos de dejarlas completamente herméticas y olvidadas durante 10 días. Una vez pasados los 10 días, las más fuertes ya estarán bien raizadas. Si queremos paragonarlo con las semillas, el momento de preparación de los esquejes es como la germinación de las semillas, que después de 10 días seguramente no es tan desarrollado que una buena plantita creada por esquejes.

Hasta aquí nuestro tercer capítulo de Cultivo urbano con el que pretendemos adentraros un poco más en el mundo del cultivo de la planta del cannabis y sus diferentes fases de crecimiento. Iremos haciendo entrega de estos capítulos mensualmente, con el fin de que podáis saber un poco más sobre nuestra planta favorita.

Si tenéis alguna duda o disponéis de información extra podéis comentar el artículo y lo tendremos en cuenta.

¡Hasta el próximo capítulo: El cuarte de secado y curado de la yerba!

Deja un comentario

Archivado bajo Cultivo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s