El futuro esta en el agua.

Hydroponia: el futuro esta en el agua.

Siempre más eficiente y ecológico el cultivo en hidroponía se está trasformando en el método más productivo y económico que podemos encontrar en el mercado. Muchas empresas alimentarias están trasformando o ampliando sus cultivos, pasando de un modelo basado en la tierra, al agua.
Existe ya una gran variedad de vegetales comestibles cultivados de forma hidropónica. Uno de los ejemplos más claros es la patata, que, cultivada de forma aeropónica, alcanza un buen tamaño y una alta calidad.

Hoy en día, la hidroponía es unas de la técnica de cultivo más en evolución y dentro de ella podemos diferenciar varias subcategorías, diferentes según el sustrato que utilizan: en arcilla expandida, en lana de roca, en aereopónico y en coco.

El cultivo en agua consiste en acostumbrar a la planta a vivir a constante contacto con ella, sin necesidad de tierra y sustituyendo esta última con otro substrato neutro (es decir, sustratos adecuados con ec 0 y con un ph neutro para la planta, de 5,5 a 6,5). En esta modalidad de cultivo, las plantas se acostumbran a nutrirse de forma seguida y a mantener un metabolismo continuo después de reaccionar al cambio de agua.
Las ventajas de cultivar en agua se notan de inmediato, sobre todo por cultivadores de interior.
El esfuerzo de utilizar kilos y kilos de tierra se sustituye por un tanque de 90 litros cada 50 plantas; el coste del agua es seguramente inferior al de una buena tierra.
Cierto es que no todas las aguas son buenas. En estos últimos años hemos podido comprobar que de nuestros grifos no sólo sale agua, sino que también aparecen residuos como mercurio, cloro y otros minerales (no todos saludables).
La solución es un simple: instalar un purificador de ósmosis de tres estadios.

Tómese esto también como un consejo personal: en vez de comprar agua o beber agua del grifo tal como sale, con la instalación de un purificador de ósmosis de 5 estadios podéis dar un gran cambio a vuestra alimentacion, bebiendo por lo menos un agua de calidad.
En el agua del grifo de Barcelona, la media de electroconductividad del agua varía de 0,1800 a los 0,3000 partes por mil de sal disuelta. En muchos caso estas sustancia como el cloro se pueden evitar pero en otros caso son minerales pesados como el mercurio que el organismo umano no filtra y se quedan en nosotros.

Funciona de forma igual para la planta: si una alimentacion media en hidroponía va de las 0,8000 parte por mil de sal disuelta hasta las 1,6000, hay casi una proporción de 1 a 5, es decir, un 20% de la “comida” suministrada a vuestra planta puede ser, además de inútil, dañina. Consecuencias de esto podrían ser brotes muy frecuentes de clorosis o sobredosis (esto pasa tambien en tierra). Si ese 20% lo sustituimos por comida sana, los resultados serán inmediatos.

Como decíamos, hay varias subcategorías diferentes en hidroponía según el sustrato que usa:

Seguramente uno de lo menos utilizado es la fibra de coco, que siendo neutra y esponjosa se podria considerar un sistema semi-hidropónico. A lo largo de los años ha obtenido una línea de producto que combina perfectamente con este substrato, que también es mas económico que la tierra y más fácil de transportar. Se puede comprar también deshidratada, aunque su mejor rendimiento se da mezclándolo con turba.
Otro factor fundamental de este sistema de cultivo es el control constante que necesita el agua, que tiene que quedarse en una acidez constante de 5,8 e intentar que no pase ni los 5,5 ni 6,5. Además, hay que controlar la electroconductividad, que tiene que seguir una línea homogénea de cultivo que cuente factores como la genética, los tempos de la planta y la pureza del agua.

La hidroponía con arcilla expandida en macetas o directamente en depósitos es uno de los primeros sistemas comercializados a gran escala. Consiste en un sistema de inundación constante de las macetas mediante circuito cerrado de agua que, después de ser filtrada por medio de arcillas y raíces, se deposita en una bandeja. Esta pasa el agua directamente al tanque, donde la bomba de agua la mete otra vez en circuito.
Este sistema necesita una inversión algo más alta, debido a que la arcilla expandida es más cara que una tierra de calidad media. Sin embargo, la arcilla se puede reciclar con un primer lavado a ph 3-4 para limpiar las raíces. Después, otro lavado a un ph más neutro rehabilita el substrato para otro cultivo y ya no necesitará más inversiones.
Este sistema no crea gran cantidad de basura. Su limpieza y discreción lo han convertido en uno de los sistemas de cultivo más populares en grandes ciudades.

El sistema seguramente más eficiente de todos es la aereoponía. Esta técnica, la más joven de todas, consiste en dejar crecer las raices en el aire cerrado de una maceta y con una vaporizacion costante de agua y nutrientes y con un sistema de recirculación según los mismos principios señalados anteriormente. La aeroponía es eficiente porque las raíces estan siempre en fuerte contacto con el agua, con una intensidad mayor que en la hidroponía clásica. Este tipo del cultivo, aún más económico, permite trabajar 200 plantas con 50 litros de arcilla expandida.
En cuanto a las plantas, debemos colocarlas en canastitas de plástico con una capacidad de ¼ de litro, suspendida en la maceta y dejar a las raíces crecer por gravedad en la cámara de aire.
Un método muy parecido a este es con el que se cultivan las patatas: bandejas enormes por encima de las plantas y por debajo una vaporización de agua a los tubérculos, que salen el doble de grandes y en la mitad de tiempo.

Por último tenemos el sistema en lana de roca. Consiste en plantar directamente en la lana de roca e inundar dos o tres veces al día con una cantidad determinada de agua. Se trata de un sistema muy práctico en cuanto a ahorro de agua, pero constituye un hándicap en cuanto a renovación: la lana de roca no se puede reciclar y es bastante voluminosa.

Como todos los sistemas de cultivo, el hidropónico tiene sus pros y sus contras.
Simplicidad de producción, cortos tiempos y cantidad de resina generada seguramente sean sus principales armas. Además, con la salida al mercado de cantidad de productos biológicos para hidroponía se están obteniendo óptimos resultados, mucho más saludables que si utilizáramos sólo productos artificiales.

Higth Mountain Crew
Roby

2 comentarios

Archivado bajo Cultivo

2 Respuestas a “El futuro esta en el agua.

  1. caraclonch

    Buenas!
    Muy buen articulo.
    Cuales serian los principales contras en estos sistemas?
    Consideras que afecta al olor, sabor de la cosecha?

    • Buenos días Adri, te comentamos;

      Las contras de este sistema se encuentran en que las plantas son más sensibles a los estímulos del jardinero,supongamos un problema en el agua. Mientras en la tierra el substrato mismo hace de “amortizante” al momento del riego en hydroponia agua afectaría en tiempo real a las raíces, además el hydroponico necesita más limpieza y esterilita en el ambiente de trabajo en cuanto el agua es mucho más sensible en crear enfermedades,como moschito y todo lo que nace y vive en el agua….

      Por lo que hace al sabor y el olor, no varían, aunque se nota más acentuado y fuerte de las mismas plantas que están cultivadas en tierra.

      Espero que te hayamos contestado tu pregunta, para cualquier otra cosa, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

      Un fuerte abrazo,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s